A veces, por nuestra forma de vida, nuestros horarios laborales o familiares, solemos despreocuparnos de cuidar nuestra piel, usar una rutina de tratamiento, y un factor muy importante, utilizar protección solar antes de salir de casa. Pero, ¿por qué es tan importante el protector?

En primer lugar lograremos evitar la aparición de las indeseadas manchas y quemaduras, que a largo plazo, pueden desencadenar en melanomas, provocando problemas más serios. En segundo lugar previene el envejecimiento prematuro de la piel.

Por otro lado es importante conocer el fototipo de nuestra piel para usar un factor correcto: no es igual una piel muy morena que una piel muy blanca que se quema con facilidad, aunque ambas deben estar protegidas el factor será diferente. Debemos también aplicar la protección solar unos 20-30 minutos antes de exponernos al sol e ir renovándola cada 2-3 horas. Y por supuesto, no es suficiente mantener su uso durante el verano, sino que debemos extenderlo a todo el año.

Hay que tener en cuenta ciertas características de los protectores como reciclarlos de año en año, ya que, al estar abiertas pierden propiedades y nos arriesgamos a que su índice de protección haya disminuido.

Os animamos a que incluyáis este tipo de productos en vuestra rutina diaria, y conozcáis los protectores solares y urbanos que encontrareis en Mi Coach, que además os ayudarán a prevenir los signos de la edad.