El entrenamiento personal es muy recomendable para cualquier individuo que comienza a realizar por primera vez una actividad física.

En los últimos años ha cambiado el concepto social que se tiene sobre el ejercicio, asociándose a una mejor salud y no exclusivamente al rendimiento deportivo. De hecho, el Consejo Superior de Deportes cifra en un 9% el incremento de ciudadanos que ha practicado deporte en el último año, en comparación con los datos de la encuesta anterior.

Este cambio de paradigma ha facilitado el acceso a la actividad física a un mayor número de personas con el objetivo de mejorar su calidad de vida y prevenir posibles enfermedades asociadas al sedentarismo como la obesidad, la diabetes o la depresión. Y aunque cada vez se iguala en mayor medida la práctica de ejercicio por sexos, los hombres siguen siendo los que más actividad física realizan a la semana (65,3%), frente al 57,2% de las mujeres según datos del Barómetro del CIS de febrero de 2018.

Los datos se asemejan también a las estadísticas de los centros de Sanitas que, además, han registrado un aumento de las solicitudes de entrenamientos personalizados. El entrenamiento personal consiste en la adaptación de un plan de ejercicios a las características específicas de cada individuo. Esto es importante porque, tal y como señala Jesús Hernández, entrenador personal de Blua de Sanitas, “una persona que tiene como objetivo terminar su primer maratón y está motivado requiere de un plan de ejercicio muy diferente a una persona que sale de un cáncer y quiere retomar su vida deportiva con garantías de salud”.

En los últimos años ha cambiado el concepto social que se tiene sobre el ejercicio, asociándose a una mejor salud y no exclusivamente al rendimiento deportivo

Esta personalización brinda la oportunidad de mejorar tanto la eficiencia como la eficacia de los planes de ejercicios haciéndolos más seguros y adaptables. Además, algunos estudios observan una gran eficacia de este tipo de entrenamientos a la hora de mejorar la adherencia a los planes de ejercicio, así como mejorar los hábitos de actividad física, una vez se ha comenzado.

¿CUÁNDO ES NECESARIO UN ENTRENADOR PERSONAL?

Un preparador físico es un profesional con conocimientos de anatomía, fisiología, biomecánica y también patología, que ayuda a adaptar los ejercicios de manera personalizada a cada persona según sus circunstancias o etapas, como el embarazo o la edad avanzada, y según los objetivos que quiera conseguir. Además, el entrenador está cualificado para adaptar el entrenamiento cuando existe alguna patología o lesión.

Jesús Hernández explica que la mayoría de los individuos que apuestan por este servicio, ”suelen ser personas que ya han arrancado la actividad por su cuenta y con el paso de años de entrenamientos ineficientes o lesivos se ven en la necesidad de adaptar su plan a alguna lesión ya existente o para conseguir un objetivo frustrado en los años anteriores”.

Aunque el experto también comenta que el entrenamiento personal es muy recomendable para cualquier individuo que comienza a realizar por primera vez una actividad física porque ”el entrenador puede guiarle en todo el proceso, ayudándole a encontrar las actividades más motivantes y eficaces, siempre con garantías de salud, que es la clave de cualquier ejercicio”.

El entrenamiento personal es muy recomendable para cualquier individuo que comienza a realizar por primera vez una actividad física 

Otro de los motivos por los que se recurre a un entrenador personal, es la llegada del buen tiempo. Las citas digitales a planes de entrenamiento personal y nutrición aumentan con la llegada estival. ”Muchos de los planes que nos solicitan están enfocados a la pérdida de peso a través de planes de nutrición y entrenamientos personalizados. El verano sigue siendo la época en la que más nos preocupamos por nuestro peso. Nuestros planes digitales siempre van enfocados a la prevención de enfermedades y la búsqueda de un estado de salud óptimo”, comenta el experto.

ASPECTOS PARA TENER EN CUENTA A LA HORA DE ELEGIR UN ENTRENADOR PERSONAL

Lo primero y más importante es que un entrenador personal es un profesional del ejercicio titulado con la Licenciatura o el Grado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, que también debe estar colegiado. Por lo que el usuario debe asegurarse de que se cumplen ambos aspectos, ya que ninguna otra carrera prepara al profesional en las ciencias del ejercicio para garantizar un buen diseño del plan de entrenamiento.

Además, también es importante encontrar un profesional con suficiente disponibilidad para llevar un entrenamiento supervisado de forma regular. A veces no es necesario que el seguimiento se haga de forma presencial, puesto que las nuevas tecnologías permiten hacerlo a través de videoconsultas, una opción que resulta muy cómoda para el cliente. ”Un entrenador personal digital aporta la parte del diseño, guía, educación en los hábitos físicos, seguimiento y cualquier otro punto que lleva a cabo un entrenador presencial. Incluso las correcciones a determinados ejercicios que se pueden explicar de forma detallada por vídeo”.

 

Fuente: Consalud.es