Con la llegada del verano, aparecen muchas dietas milagros que prometen hacer perder muchos kilos en un corto periodo de tiempo, pero ni son saludables, ni los resultados son a largo plazo.

Nosotros os vamos a dar unos consejos para alimentarnos de manera saludable y refrescante para los días de calor.

  • Como en todas las épocas del año tenemos que tener presentes las verduras. En estos meses podemos tomarlas en forma de aliños, ensaladas, gazpacho…. Éstas nos aportarán agua, además de vitaminas y minerales.

Algunas de las verduras de temporada son: calabacín, calabaza, tomate, pepino, lechuga, pimientos, remolacha, zanahoria…

  • Es imprescindible tener siempre fruta en el frigorífico, tanto entera, como cortada lista para consumir en cualquier momento.
  • Otra opción para comer fruta es a través de helados, batidos o granizados caseros. Podemos hacerlos a base de hielo, de leche o de yogur.

Un ejemplo de helado sería triturando un melocotón, un plátano y un yogur natural previamente congelados. También podemos hacer polos a base de sandía triturada y congelada en moldes:

Algunas frutas de temporada son: sandía, melón, albaricoque, nectarina, cerezas, nísperos, melocotón, brevas. plátano…

  • Para hidratarnos, además del agua, podemos tomar tés y cafés fríos. También cuando estamos en la calle hay opciones como agua con gas y una rodaja de limón, gaseosa, cerveza sin alcohol…